lunes, 14 de febrero de 2011

Cómo levantar nuestros glúteos

Una de las partes más sensuales del cuerpo femenino es la que abarca el área de los muslos y glúteos.

Sin embargo, empezamos a ocuparnos de ella cuando percibimos la flacidez que ocasiona la “caída” de esta zona, en especial en el ángulo inferior.

El sedentarismo y el paso del tiempo son los principales enemigos de unos glúteos firmes y bien definidos.

Al ser uno de los músculos más grandes del cuerpo, con ejercicios y/o tratamientos medico-estéticos se obtienen excelentes resultados. Es por ello que el ejercicio debe convertirse en tu mejor arma para conseguir un perfecto “derriere”.

Esto no significa que debas acudir todos los días al gimnasio; si tu ritmo de vida no te lo permite, bastará con cambiar algunos hábitos.

Realizando caminatas diarias conseguirás muy buenos resultados. Realiza un paseo todos los días a paso ligero, mejor si incluyes tramos con escaleras o rampas. Al empezar es normal que notes agujetas, eso significará que tus glúteos han trabajado casi sin esfuerzo, por lo que después de unas semanas los resultados comenzarán a ser evidentes.

En casa puedes realizar estos dos ejercicios, muy simples y efectivos, que se complementan con el caminar para potenciar los resultados:

* Tumbada boca arriba en el suelo y con las piernas flexionadas, eleva la cadera lo más alto posible. Toma aire al subir y expúlsalo mientras bajas. Haz 15 repeticiones.
* A gatas, apoyando los codos en el suelo, flexiona una de las rodillas hacia el pecho y extiende después la pierna hacia atrás, como si dieras una patada. Inspira cuando extiendas y espira al flexionar. Realiza 15 repeticiones con cada pierna.

La alimentación también juega un papel muy importante. Puedes reemplazar el jugo que bebes todas las mañanas, por esta alternativa mucho más completa y nutritiva, que ayudará a la tonificación de tu figura:

* Mezcla el zumo de cuatro zanahorias, una manzana y un limón; añade una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío.

Y por último, recuerda al ducharte utilizar el guante de crin todos los días, con movimientos ascendentes desde la mitad del muslo hasta la cintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada