miércoles, 23 de febrero de 2011

Dietas efectivas

Nuestro estado de ánimo manda en el momento en el que vamos a comer, es sabido y comprobado que la ansiedad engorda y la felicidad adelgaza, para resumirte este interesante pero extenso tema, aquí te damos las claves necesarias para que comas sano sin alterar tu sistema emocional:

1. Si no puedes más y estás a punto de asaltar la nevera, piensa y recapacita, pregúntate si realmente tienes hambre o si solo son ganas de comer. Este momento de reflexión te ayudará a escoger el alimento adecuado.nutricion emocional.jpg
2. Si el motivo de tu aumento de peso es el estrés, practica yoga, pilates o realiza alguna sesión de acupuntura o control mental contra la ansiedad.
3. A pesar de haber recapacitado, sigues con ansia de comer chocolate, mejor que este sea negro y acompañado por un vaso con agua o con leche desnatada.
4. Para un momento de “bajón” de ánimo toma alimentos que eleven tu nivel de serotonina, como los carbohidratos que son una excelente fuente de felicidad.
5. No dejes tu dieta antes de una semana, si estás pensando en tirar la toalla, espera una semana, cuando veas los resultados probablemente cambies de opinión.
6. No tienes por qué restringir tu vida social, si una noche sales a cenar, al día siguiente realiza una cura de fruta.
7. Cuando te saltes la dieta, tómatelo con calma, nada de remordimientos, este sentimiento engorda.
8. Nunca sustituyas una comida por dos barritas nutritivas, es mejor que comas un primer plato y una barrita.
9. Para que tu metabolismo no se vea afectado, come con placer, no como si se tratara de un aburrido trámite. En caso contrario generarás cortisol, esta sustancia puede afectar negativamente en tu metabolismo.
10. La fruta debe ser tomada a mitad de la mañana de preferencia, como un snack.
11. Y por último quiérete y mucho. Por ahí debemos empezar, a aceptar nuestros defectos, recuerda que hasta que esto no ocurra no podemos intentar arreglarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada