lunes, 14 de febrero de 2011

Cómo caminar en cada terreno

caminarEl ejercicio de caminar es económico, relajante y puede ser practicado en todo lugar y momento: hierba, aceras, arena, caminos de tierra, etc.

Lo mejor es alternar las superficies por donde caminas para adaptarte a las distintas épocas del año y aprovechar los momentos y lugares disponibles.

Otro de los motivos para variar el tipo de terreno, es que así son más divertidas tus caminatas y no caes en la monotonía.

Al realizar recorridos con distintas irregularidades, durezas, dificultades e inclinaciones, consigues que trabajen a distintos ritmos el corazón, los pulmones y los grupos musculares, con lo que cada ejercicio es mucho más completo y tu cuerpo progresa. Conoce las ventajas de cada superficie en la que puedes realizar tus caminatas diarias.

* Pistas de atletismo: su material es blando, levemente elástico y con piso de agarre fuerte. Absorben perfectamente el impacto de las pisadas y permiten conocer con exactitud las distancia que recorres. Estas pistas resultan ideales para los principiantes y las personas con osteoporosis, y otras dolencias de los huesos y articulaciones.
* Caminos forestales: nada más relajante que una caminata entre pinares u hojas secas, una delicia no solo para tus pies, sino también para la vista y el olfato. En ellos te mueves más despacio debido a que las superficies más blandas requieren mayor energía. Incluir un día de escapada del área urbana una vez al mes, es una excelente manera de desintoxicarte, oxigenarte y divertirte.
* Arena: en la playa la superficie arenosa es regular y compacta, por lo que se tonifican los tobillos, los músculos de las piernas y pantorrillas, al mismo tiempo que los pies reciben un suave y agradable masaje. Si la arena es demasiado blanda o irregular, aumenta la exigencia muscular, pero también existe el peligro de lesiones y sobrecargas.
* Asfalto: para evitar el riesgo que suponen los vehículos, la marcha debe ser en sentido contrario al tráfico o, de lo contrario, caminar por la acera. Para evitar que las piernas sufran por la poca absorción del impacto al pisar esta superficie, elige un calzado con una buena amortiguación, en especial si tienes sobrepeso. Evita llevar auriculares para estar atento al entorno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada