lunes, 14 de febrero de 2011

Perder peso sin dejar tu rutina diaria

Cuando nos planteamos el perder los kilos que nos sobran, todos elaboramos en nuestra mente un plan que incluye los hábitos que debemos seguir: dieta, ejercicios, beber agua, controlar los antojos, etc.

Pero la realidad no siempre nos permite llevarlo a cabo, ya que nuestras múltiples ocupaciones y lo difícil que resulta mantener la fuerza de voluntad, impiden que lleguemos al final de nuestro plan de adelgazamiento soñado.

Para conseguirlo debemos adaptar la dieta y ejercicios a nuestra rutina diaria, compensando de esta forma nuestros hábitos de vida y el sacrificio que supone el querer adelgazar. Toma nota de los siguientes consejos que te ayudarán a lograrlo:

* Elimina 100 calorías mientras te diviertes o realizas labores en casa:

Baila 20 minutos; juega a los bolos 30 minutos; practica natación 15 minutos; camina a paso medio por 15 minutos; trota 12 minutos; lava el auto en 20 minutos; haz labores de jardinería durante 15 minutos; aspira el suelo por 20 minutos; o pinta un muro, pared o mueble durante 20 minutos.

* Camina y disfruta de ese momento.

Entre las estrategias más eficaces para no abandonar tu rutina de entrenamiento podemos mencionar: no conviertas el ejercicio en un sacrificio de 30 minutos o nada, 10 minutos al día será suficiente para crearte un hábito y obtener resultados; comparte tu actividad con alguien, una llamada para invitar a una amiga a correr te mantendrá en la pista.

* Aléjate de los antojos.

Cuanto más tiempo permanezcas sentada, mayor será tu apetito, aun si tu cuerpo no necesita las calorías. Está demostrado que los sedentarios sienten más hambre que los que se mueven más durante el día. Esto se debe a que la inactividad estimula la secreción de una hormona que aumenta el deseo de comer. Sal a pasear o haz estiramientos durante algunos minutos por lo menos cada hora para mantener el antojo bajo control.

* Recupera energía en forma de calorías pero sin abusar.

Después de tu rutina es bueno recuperar calorías, pero sin exceder en los carbohidratos. Estudios realizados en adultos sedentarios con sobrepeso u obesidad que eliminaron 500 calorías por sesión al ejercitarse en una cinta de caminar durante seis días seguidos, demostraron que la mitad de ellos tomó una bebida alta en carbohidratos para reponer las calorías perdidas al finalizar cada sesión. Sin embargo, las pruebas de sangre demostraron que el ejercicio mejoró la acción de la insulina (lleva los azúcares de los alimentos a las células) solo en quienes no bebieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada