lunes, 14 de marzo de 2011

Té para adelgazar

Puede sorprendernos el hecho de que el té favorezca la pérdida de peso, con lo rico que está, pero según un estudio clínico realizado en el Instituto de Medicina Chino de Kunming recomendaban tomar tres o cuatro tazas de infusión al día para reducir peso, ya que el estudio realizado mostraba que en personas con sobrepeso ligero perdían hasta 3 kilos, en personas con sobrepeso moderado alcanzaban los 5 kilos, y en personas con un fuerte sobrepeso los kilos perdidos llegaban a los 9. ¿Sorprendidos?

Para terminar de convenceros de los poderes adelgazantes del té, os informaremos de que en unos laboratorios japoneses, han llevado a cabo varios estudios con ratones. El resultado fue que los ratones que tomaban té rojo conseguían mantener su peso controlado, mientras que los que no lo tomaban aumentaban rápidamente de peso. ¿Convencidos?

Además, el té rojo ó Pu-erh puede puede ayudar a subir la moral, aspecto muy importantes ya que por regla general, cuando estamos haciendo dieta, nuestra moral está más baja de lo habitual. En China, desde siempre, se ha recetado el té rojo para luchar contra la depresión, la melancolía y el mal humor. Todavía no existen investigaciones que lo demuestren, sin embargo, se sabe que el Pu-erh (té rojo) es rico en querzetina, un importante principio activo del hipérico, tan de moda por sus efectos antidepresivos.

TéSi el sabor del té rojo no está entre tus preferidos, no te angusties, también puedes acudir al té verde para perder esos kilitos que te preocupan. El té verde es especialmente rico en dos principios activos: polyfenoles y taninos, entre los que destaca la cafeína. Estas sustancias actúan a dos niveles: estimulando la combustión de las grasas y ralentizando la absorción de ciertos nutrientes como los azúcares y los lípidos. La presencia de la cafeína ayuda a activar el proceso lipolítico: la grasa presente en el organismo se descompone en elementos más simples que son quemados más fácilmente en beneficio de mejorar tu línea.

Los polyfenoles y la cafeína, actuando en sinergia, prolongan la termogénesis aumentando así el gasto calórico. Las catequinas del té verde también reducen la concentración de glucosa en la sangre y consecuentemente los niveles de insulina. Esto le otorga un interesante cualidad de estabilización del nivel de glucosa en sangre.

El té verde, en infusión, se puede integrar fácilmente en una dieta adelgazante. Pero para un efecto más rápido, es preferible tomarlo en cápsulas, solo, o combinado con otras productos adelgazantes. Ya que de nada sirve, estar tomando varias infusiones al día, si después te das un atracón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada