miércoles, 2 de marzo de 2011

Cuidado con las dietas aceleradas

La mayoría de gente que hace caso a las dietas rápidas que aparecen por montones en la televisión y empieza a perder peso, cree estar eliminando grasa. En realidad lo que está perdiendo es agua, músculos y otros tejidos vitales.

Al seguir dietas con pastillas que contienen diuréticos es fácil marcar en la balanza una disminución de peso y sentirnos felices al vernos más delgados. No obstante, la ilusión se desvanece en unos días porque el cuerpo recupera el agua perdida y así se gana el peso extra que se creía eliminado.

Muchas dietas de rápida acción -pero efecto fugaz- se establecen en base a una ingesta excesivamente baja de calorías. Y como el cuerpo “interpreta” que se trata de un proceso agudo de inanición, comienza a digerir su propia proteína (generalmente extraída de los músculos) para proteger los tejidos vitales.

La advertencia está hecha. Así que cuando creamos que estamos perdiendo rápidamente 7 kilos de grasa, pensemos de inmediato que en verdad son 2 y ½, más ½ kilo de proteína o músculo y 4 kilos de agua. Cuidado, que las apariencias engañan. Y el peso también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada