miércoles, 2 de marzo de 2011

Estar en forma

Ahora que se viene el verano en sudamérica, todos queremos estar en forma para vestir los trajes de baño que luzcan en todo su esplendor nuestra esbelta silueta. Pero aquellas llantitas que se aproximan por la barriguita y otras zonas del cuerpo son un impedimento para nuestros veraniegos propósitos.

Nos urge encontrar lo más pronto posible una forma de adelgazar rápidamente. Pero si no nos hemos tomado la molestia de hacer deporte alguna vez en nuestras vidas, seguramente vamos a sufrir algún padecimiento físico, producto de arrastrar largos años de sedentarismo.

Para los que hemos evitado el ejercicio toda nuestra vida, acudir por primera vez al gimnasio puede representar una experiencia embarazosa y poco saludable, al tener que enfrentarnos a un ritmo tan acelerado de entrenamiento que sobrepase nuestras posibilidades de rendimiento. Por eso, lo más recomendable y seguro es iniciarnos con una caminata lenta pero constante que oxigene la sangre a un ritmo que no exceda nuestras fuerzas.

Lo más importante de practicar la caminata no es la rapidez, sino la distancia cubierta y la duración de la actividad. Se puede comenzar con varias sesiones diarias de 5 minutos. Una vez que el tiempo sea superado con facilidad, podemos aumentarlo y comenzar a trotar una vez por día.

Adquiriendo un mejor estado físico, la caminata puede ser complementada con sesiones de natación, que proveen de mejor circulación al cuerpo. Seguramente después de haber convertido nuestro ejercicio de iniciación en una práctica habitual, el gimnasio será un complemento antes que una prioridad. Y la esbelta que anhelamos perdurará luego de la estación veraniega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada