lunes, 14 de marzo de 2011

La natación

Es ya conocido por todos que beber agua ayuda a liberar tu cuerpo de toxinas y a mantenerte en el peso ideal, y si esto lo acompañas con un ejercicio acuático mucho mejor.

El ejercicio acuático por excelencia es la natación. Muchas personas lo practican en verano, pero cuando el frío llega se olvidan de él.

No tiene porque ser así. La natación es un ejercicio súper completo puesto que te ayuda a tener gran vitalidad, flexibilidad y fuerza. Es más, si estás embarazada en este momento, puedes practicar la natación, pues el agua ayuda a amortiguar todo el peso extra que llevas encima.

Lo ideal es que lo practiques durante 30 minutos, por lo menos, y con agua temperada, para que el cuerpo no se desgaste al tratar de mantener la temperatura corporal necesaria.

La ropa de baño debe estar diseñada para practicar este deporte. Las ropas de baño que usas normalmente para ir a la playa no son tan recomendables. Debes usar también un gorro de baño para que tu cabello no se maltrate con el cloro.

Recuerda siempre debes ducharte después de nadar para que tu piel no se reseque. Puedes aplicarte una crema humectante después de cada sesión. Y por supuesto, si nadas en temporada de verano, no olvides el protector a prueba de agua, sino a pesar de estar en el agua, te insolarás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada