miércoles, 2 de marzo de 2011

Mejorando nuestra alimentación

El sobrepeso se produce cuando una persona ingiere más calorías de las que su cuerpo necesita. El excedente se convierte en grasa y parte de ella flota en la sangre, para adherirse posteriormente al interior de las arterias, impidiendo que se distribuya correctamente el oxígeno que el organismo necesita para funcionar.

Por otro lado, el resto de grasa va a parar al banco central de grasa, ubicado en la parte media del cuerpo, que aparece en forma de molestos rollitos.
El solo mirarlos puede afectarnos de tal manera que terminamos dándonos tremendos atracones de comida producto de la depresión, con la consiguiente subida de peso y más rollos detestables para nuestra ya lastimada autoestima.

Antes de continuar con el pesado círculo vicioso, es mejor seguir una estrategia de control de peso permanente, que contenga estas características:

* Aumento de la cantidad y calidad de los alimentos ingeridos. Podemos empezar comiendo grandes cantidades de alimentos con fibra (cereales, legumbres, verduras y frutas).
* Disminución de la cantidad de calorías. Es preferible usar escasamente productos de origen animal y evitar los refinados y procesados.
* Aceleración de la velocidad para quemar calorías. Debemos aumentar nuestra actividad física, que además de eliminar calorías innecesarias, también aumenta el volumen de los músculos.

Siguiendo estos sencillos pero prácticos consejos seremos capaces de superar no solo nuestro molesto sobrepeso, sino aquellos complejos que nos impiden demostrarnos a nosotros mismos lo que somos capaces de hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada