miércoles, 2 de marzo de 2011

Sirope de Savia y Limón

El Sirope de Savia (o Sirope de Arce) es un concentrado de hidratos de carbono, minerales y proteínas con las que se hace una especie de infusión diluida en agua, que es el líquido por el que sustituiremos las comidas.

Es el tratamiento ideal para desintoxicar el organismo. No se trata ni de un medicamento ni de una forma de alimentación, sino de una cura a base de zumo de limón y sirope de savia que le proporciona al cuerpo la posibilidad de recuperarse, aumentar sus defensas, liberar depósitos de grasa en exceso y producir nuevos anticuerpos, conservando el bienestar general y la plena capacidad de rendimiento.

Sirope de Savia

Distintas formas de realizar la cura:

1) El ayuno completo: La cura auténtica está basada en la milenaria terapia del ayuno. Ayunar significa vivir por un tiempo determinado de las propias reservas. Ayunar no es “pasar hambre”. Además, mientras se realiza la cura, el cuerpo aprovecha para deshacerse de los detritus, de la toxicidad y de las grasas superfluas que se han acumulado en el organismo progresivamente, permitiendo a los órganos regenerarse y reactivar su funcionamiento. La desintoxicación potencia nuestras facultades mentales, la concentración y mejora la memoria.

La cura completa dura de siete a diez días, en los cuales sólo se debe ingerir el preparado de sirope de savia de palma y arce y ningún otro alimento. En cada jornada se tomarán de ocho a diez vasos grandes del preparado, uno cada dos horas aproximadamente. Se completa con una infusión laxante suave antes de la primera toma del día y otra antes de acostarse. Mientras se está haciendo la cura sólo se podrán tomar además infusiones (si padece algún tipo de dolencia es aconsejable que sean específicas para ella) y abundante agua.

Después de la cura hay que hacer una transición alimentaria correcta de 2 a 3 días con zumos de fruta, fruta, caldos vegetales, etc.

2) El semi-ayuno: El propósito del semi-ayuno es el de prolongar el período de ayuno nocturno, sustituyendo el desayuno y/o cena por dos o tres vasos de sirope de savia, limón y agua y así ofrecer al organismo mayor tiempo para su descanso y recuperación. Para que el semi-ayuno sea más eficaz, convendría en lo posible suprimir durante esta cura los alimentos siguientes, que por su contenido en toxinas retrasarían la acción depurativa del semi-ayuno nocturno: sal, embutidos, carnes rojas, fritos, pan blanco, harinas refinadas, café, alcohol, bebidas carbónicas, lácteos, etc.

Este semi-ayuno se recomienda como preparación para personas que quieran llevar a cabo la cura completa y para quienes no se sientan dispuestos o preparados para hacerla pero quieren reducir su peso y mejorar su salud. Duración recomendada: entre 10 y 30 días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada